La mujer de 101 años que sigue trabajando en un barco pesquero

826
La mujer de 101 años - La mujer de 101 años

Virginia Oliver se ha convertido en la mujer de 101 años que a pesar de su edad sigue trabajando en un barco pesquero. La dama de la pesca se gana su vida junto a su hijo Max en una embarcación buscando langostas.

Su hijo Max tiene 78 años y sigue al lado de su madre, quien dice ser la capitana del barco; en la embarcación cruzan las aguas del Golfo de Maine y nada la detiene, recién tuvo un corte en una mano; necesitó siete puntos pero siguió adelante.

La mujer de 101 años - La mujer de 101 años

De hecho el médico le dijo a la dama que por qué seguía trabajando y esta fue enfática al decir “porque quiero”. Las personas le dicen que es algo peligroso lo que sigue haciendo pero ella manifestó; “no me importa lo que piensen yo quiero trabajar”.

La mujer de 101 años del barco pesquero

La dama ha sido una mujer que sigue activa conoce cada parte del Golfo de Maine y es una de las personas sabias del lugar. Sabe qué hacer siempre para poder sacar una buena captura de las langostas.

Duerme ocho horas al día, trabaja tres días a la semana, lleva una vida muy sana y solo consume pescado. Lee en horas de la tarde y toma solo una taza de café al día; comenta que nunca pensó llegar a tan avanzada edad.

Desde los siete años está montada en un barco pesquero primero con su padre y ahora con su hijo. Su padre le decía a la dama que no era un trabajo de niña; pero aparte de la escuela dijo que nació para cumplir ese trabajo.

Más detalles de su vida

Dice ser incansable en el trabajo, una mujer entregada a la vida del mar. La labor de la dama en la embarcación es precisamente medir las langostas; y las más pequeñas las devuelve al mar; luego de eso clasifica las más grandes.

La dama está a punto de lograr el Récord Guinness para una mujer que labora pescando; dice que siempre hay que trazarse metas en el trabajo; el suyo es ser siempre la mejor cazadora de langostas.

Sigue leyendo ahora en nuestro portal:La desenfrenada vida del sacerdote Francesco Spagnesi en Italia