Piden de nuevo la raya amarilla en el transporte de la Gran Valencia

362
La raya amarilla - La raya amarilla
Foto: Jacinto Oliveros.

La raya amarilla que desde el año 1991 se comenzó a utilizar en el transporte público la piden de nuevo. Esta era una medida de seguridad para evitar accidentes y la misma no permitía pasajeros en la puerta.

Hace unos años la misma era solicitada a la alcaldía de Valencia como medida de seguridad; pero no se ejecutó nuevamente. En los años noventa la misma se implementó en las dos puertas de los autobuses.

Hoy en día en la Gran Valencia hace falta de nuevo esta medida de seguridad sencilla; aparte que es considerada necesaria. Vemos a muchos pasajeros en la puerta del autobús; muchos de ellos arriesgando su vida.

Lo importante es llegar pero el transporte público de la ciudad de Valencia necesita de nuevo esta medida. Como es conocido en la actualidad el transporte público requiere fuertes cambios en la ciudad.

La raya amarilla - La raya amarilla
Foto: Jacinto Oliveros.

Sobre todo adaptarse a los nuevos tiempos del transporte a nivel mundial es por ello que se pide la medida. La seguridad en el transporte de la Gran Valencia es importante; y hay que adaptarse a los sistemas modernos.

La raya amarilla en el transporte

En Valencia la crisis del transporte viene desde hace 30 años, pocas unidades; aparte de que muchos pasajeros viajan en la puerta. Basta salir y ver cómo van los autobuses en las avenidas de la ciudad; en su mayoría con exceso de pasajeros.

Otros por el contrario no se preocupan por el transporte. Foto: Héctor Bencomo.

El recurso brindaría mayor seguridad al transporte de Valencia y con el mismo evitaría accidentes. Los pasajeros están de acuerdo con la misma y de colocarla las personas se van adaptando.

La raya amarilla se coloca en principio del pasillo y no permitiría pasajeros en las escaleras. Hoy en día en Valencia es necesaria la misma en el transporte; por supuesto esto daría menos volumen de ganancias a los transportistas.

Sigue leyendo ahora:Miguel Ángel Roldán, diez meses sin noticias del abuelo de San Diego