Artech Digital
Noticias 24 Carabobo - víctimas-de-la-moda-del-siglo-XXI

Definir lo que realmente es una persona catalogada como fashion victim o víctima de la moda resulta difícil si queremos abordar todos los aspectos de la expresión, pero a continuación expondremos algunos de ellos que seguramente son los más importantes para analizar este concepto.

En general, se refiere a las personas que se encuentran demasiado vulnerables ante los excesos de la moda, el materialismo y los detalles pasajeros. De hecho, harían cualquier cosa por lucir una prenda o accesorio que les interesa, sin importar el costo o la incomodidad que esto pudiera causar. Por ejemplo, si van a comenzar una partida de póquer en un casino online como Casino777, seguramente se vestirán de gala como si estuvieran en un casino tradicional. O si deciden ir a un restaurant, seguramente usarán prendas de la última colección de Valentino o Prada.

Las señales más obvias que muestran que se es una fashion victim

Tanto hombres como mujeres pueden caer en ese círculo que parece no tener salida cuando su preocupación principal es la moda. Las siguientes son señales que lo demuestran.

  • Sin lugar para guardar la ropa, los zapatos y los accesorios.
  • Consumo compulsivo de información sobre moda.
  • Solo compran prendas de marcas muy conocidas, de primer nivel.
  • Usa algo solo porque está de moda, sin importar las preferencias personales.
  • Comprar todo el tiempo aunque no sea necesario.
  • En algunas ocasiones no se usa el talle apropiado.
  • Ya no se tiene un estilo propio.

Las verdaderas víctimas de la moda

La industria de la moda tiene otras víctimas en su historia que no son las personas que usan la ropa y zapatos de un diseñador famoso. Por el contrario, son las personas que trabajan en la industria en condiciones deplorables para el beneficio de los fabricantes.

Uno de los casos más emblemáticos de lo que  les puede pasar a estas personas sucedió en Bangladesh, en donde se conoció la realidad de los talleres de la miseria. Allí se derrumbó un edifico en donde había 5 talleres de costura, y que a pesar del mal estado que tenía, se le pidió a los empleados que fueran a trabajar. El 24 de abril de 2013, se desplomó el edificio llamado Plaza Rana y murieron más de 1000 personas y hubo más de 3000 heridos. A pesar de que el año anterior, 111 trabajadores habían muerto en un incendio en Daca, esto no fue suficiente para que las marcas y las autoridades responsables del control hicieran algo para que no volviera a suceder una tragedia.

Desde entonces, dos organizaciones (una europea y otra estadounidense), Alliance y Accord, han llevado a cabo una misión titánica de controlar los talleres textiles del país que son muchos. Se hicieron una gran variedad de mejoras, pero los trabajadores siguen ganando una miseria, 50 euros mensuales, y los sobrevivientes del Plaza Rana no tuvieron la ayuda monetaria, médica y psicológica que necesitaron. Las víctimas de la moda son muchas, y no todas visten a la moda.

Continua Leyendo: ¡Privados! Directivos de Academia Belankazar acusados por TSJ