Artech Digital
México investiga

Luego de que apareciera ayer un camión con 243 indocumentados; México investiga el paso de personas al país. Las autoridades aztecas iniciaron investigaciones de revisar en todas partes los camiones que están ingresando al país.

Desde hace unos meses en el país azteca se vienen observando campamentos de indocumentados. Para muchas personas es más fácil incluso pasar a Estados Unidos; por eso México investiga el paso de migrantes.

Africanos, cubanos, nicaragüenses, hondureños y venezolanos están en los campamentos. Esta gandola llevaba 243 personas provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador, Unos ven a México a quedarse.

Hasta ahora el gobierno mexicano no ha emitido si deportará a estas 243 personas; de las cuales 172 eran menores de edad. De igual modo le pondrán ojo a todo el transporte pesado que ingrese a México.

México investiga gandolas buscando indocumentados

El trabajo en la construcción, como en el campo o hasta incluso en el transporte pesado; es el que busca personal en México. Muchos incluso se quedan en México lejos de la capital buscando refugio trabajo.

Mexico investiga

Continua leyendo:Robados y deportados, el drama de los venezolanos en México

Ahora México investiga gandolas ya que se han conocido muchos casos. De allí que el gobierno ordenó en las fronteras poner el ojo al transporte y verificar que no ingresen personas al país. Hasta ahora esa ha sido la moda en 2019.

El país azteca se ha vuelto el más fácil también para pasar a Estados Unidos. Sin embargo el gobierno norteamericano dijo que apretará la fuerza pública en la frontera. La misma con el objetivo de no dejar pasar a nadie.

Albañiles, trabajo de campo o instalarse en campamentos

El gobierno dictará medias fuertes contra transportistas; México investigará gandolas con el fin de frenar el ingreso ilegal. Este año se pudo conocer que cerca de 4.882 venezolanos han solicitado asilo en el país azteca

Los albañiles, como los que trabajan en el campo son los que tienen oportunidad de quedarse. Otros se van a los campamentos donde la tarea de comer y al menos tener agua es dura. Tanto así que Naciones Unidas ha manifestado preocupación.