Periodista asesinado en México estaba amenazado desde 2016

pasarela de pago crixto
488
Periodista asesinado en México - Periodista asesinado en México

El fin de semana pasado Pablo Morrugares perdió la vida. Pasó a ser el periodista asesinado en México en una cuenta que parece no terminar. Tenía cuatro años recibiendo amenazas pero no temió el atentado.

Pablo Morrugaresdirigía el portal PM Noticias y era uno de los comunicadores más valiosos de ese país. Le siguieron los pasos hasta un bar y a pesar de estar con escolta le dispararon. Esto sucedió en el estado de Guerrero donde perdió la vida.

El periodista asesinado en México dirigía una ONG en pro de la libertad de expresión. Y era uno de los comunicadores sociales que colaboraba con información de su país. Su pérdida es una de las más sentidas.

Periodista asesinado en México estaba con escolta

El comunicador social no pensó que ir al bar sería su última salida. Desde 2016 estaba amenazado, pero nunca calló su voz ante las amenazas y aquellos que querían su silencio. A pesar de tener escolta lo estaban siguiendo y le dispararon.

La Sociedad Interamericana de Prensa hizo un llamado para que se proteja la integridad de los comunicadores en ese país. El periodista asesinado en México eleva el número de comunicadores muertos a manos de mafias y narcotráfico.

Hasta ahora han sido baleados varios comunicadores sociales en ese país la mayoría de la misma manera. Muchos salen por un rato y los sicarios los esperan al salir de los bares les disparan y se dan a la fuga sin dejar rastro.

Llamado a nivel mundial

Asesinado periodista en México pero todos los comunicadores sociales del mundo elevaron su voz ante la impunidad. Las muertes de periodistas en ese país han sido muchas y parecen no terminar.

El llamado a nivel mundial es al presidente Andrés López Obrador para que frene la matanza de comunicadores en el país. Los comunicadores tienen derecho a la vida, al trabajo y a decir siempre la verdad.

Sigue leyendo:¿Sin esperanzas? Director de la OMS afirma: “quizás nunca haya una vacuna»