¿Por qué el antinatalismo sostiene que es mejor no nacer?

pasarela de pago crixto
304
el antinatalismo - Noticias 24

Para el antinatalismo la existencia humana es un inconveniente, un trágico error cuya conclusión más razonada es la extinción. El objetivo no es otro que acabar con el ser humano como ser viviente. ¿Por qué? Se puede resumir de un modo un tanto ingenuo pero exacto. Vivir es sufrir, y por tanto la vida no merece ser vivida. Un artículo de Magnet explica esta propuesta.

David Benatar, profesor de Filosofía surafricano de la Universidad de Ciudad del Cabo es el pensador antinatalista más importante de nuestra generación. Sus ideas se encuentran recopiladas en el libro: “Mejor no haber nacido: el sufrimiento de la existencia”.

El antinatalismo y el dolor de vivir

Su visión del mundo está ligada de forma estrecha e inseparable a la idea de sufrimiento. El mundo puede tener aspectos positivos para nuestra existencia. Sin embargo estos nunca compensan la cantidad de penurias y sufrimientos a los que todos nos vemos sometidos a lo largo de nuestro ciclo vital.

Puedes leer:Reportan 93 casos sospechosos de COVID-19 en Guacara

Como apunta Benatar, el antinatalismo considera que traer a seres «sensibles» al mundo no es un derecho que el resto de los sí vivos tengamos. No sólo afecta a los seres humanos, sino también a los animales. Y no sólo se ampara en el daño y el dolor que el futuro ser viviente tendrá que afrontar en su existencia. Igualmente infligirá dolor al resto de personas o animales que le rodearán durante toda su vida.

Dadas las circunstancias del mundo, siempre negativas y penosas, es nuestro deber evitar males a cuantos más futuros posibles seres nos sea posible. Cuando consideramos el mal que soportará cualquier niño que sea traído a la existencia, parece egoísta procrear antes que no hacerlo.

Intereses egoístas

El antinatalismo de Benatar sostiene que al procrear, está poniendo los intereses de uno mismo primero. Se requiere de más madurez para observar la perspectiva general para desistir de procrear.

Como es lógico, el antinatalismo tiene posturas muy bien definidas en torno a debates polémicos sobre la naturaleza humana, como el aborto o la eutanasia. Apoyan ambas prácticas con entusiasmo.

Puedes leer: EEUU incautó toneladas de drogas en el Pacífico y el Caribe

¿Por qué no se suicidan, entonces, todos los antinatalistas? Al fin y al cabo el mundo es un sinfín de penurias que jamás se ven compensadas por los pequeños destellos de placer y felicidad. Para Benatar, esa asunción es es equivocada.

Aquellos que aún no existen no tienen nada que perder, es mejor que no existan. Pero los que ya estamos en este mundo sí tenemos interés en seguir existiendo, porque sí tenemos cosas que perder. Estamos ya hundidos en la enfermiza relación de amor-odio con la existencia.

¿Qué grado de apoyo tiene el antinatalismo en el mundo real? Como cabe esperar, poco, dado que la mayor parte de la gente prefiere seguir viviendo a no hacerlo. 7.600 millones de personas lo confirman.