Traducciones del ámbito legal y sus características

noticias24carabobo
185
Traducciones del ámbito legal - n24c

Cuando hablamos del ámbito legal nos estamos refiriendo a un gran espectro de situaciones, especialmente si nos referimos a las traducciones que se realizan dentro de esta especialidad.

El término “legal” significa que está establecido por la ley o que es parte de la justicia o todo lo conectado con el derecho. La definición es amplia, y así también es el concepto de las traducciones llamadas legales.

En casi todos los países lo que llamamos con una frase general traducción legal, se divide en traducciones públicas o jurídicas, que pueden estar acompañadas de traducciones certificadas, públicas u oficiales. Más allá del nombre que reciben en cada país, las traducciones legales tienen que ver con el Derecho y las legalizaciones, entre otras cosas.

Si queremos definir un poco más en detalle a las traducciones legales, podemos decir que son aquellas que implican la traducción de un documento que está dentro del campo de las leyes.

El arduo trabajo del traductor legal

Los traductores legales deben conocer al detalle los sistemas legales que están conectados con los idiomas con los que trabaja. Esto significa que estudian las diferentes ramas del Derecho en dos idiomas, o sea de dos países distintos.

Esto representa una de las dificultades más importantes de las traducciones legales, que los traductores especialistas sortean con mucho estudio y dedicación.

Cotización de las traducciones legales

Las traducciones de esta especialización se cotizan de diferentes formas. La más frecuente es la cotización por foja. Por ejemplo, un certificado que generalmente consta de una a dos hojas se cotiza por cada cara de una hoja (foja). El precio está acorde al trabajo que debe realizar el traductor.

Las traducciones legales también se pueden cotizar por palabra. Todo depende del tipo de documento y el objetivo de la traducción.

Trabajo en equipo

Tanto los traductores independientes como las agencias de traducción, forman equipos multidisciplinarios en los que no solo participan traductores. Esos equipos están formados por asesores legales, correctores y traductores jurídicos.

El trabajo en equipo siempre tiene como resultado una mejor traducción, más eficaz y profesional para cada proyecto. Algunos de los tantos documentos que traducen los traductores de estos equipos son:

  • Informes periciales y póliza.
  • Contratos o acuerdos entre compañías o particulares.
  • Documentación relacionada con las aduanas.
  • Balances anuales.
  • Informes de auditorías.
  • Demandas colectivas.
  • Escrituras para la constitución de sociedades.

Naturalmente, hay muchos otros documentos que pueden requerir de una traducción legal, pero los anteriormente mencionados son los que requieren traducciones con más frecuencia, al menos en algunos países.

Conclusión

Las traducciones legales son una especialidad que ocurre con mucha frecuencia, de hecho todo el tiempo, en el universo de la traducción. Por ese motivo, la preparación de los traductores que las realizan es tan importante.

Asimismo, los traductores legales tienen una responsabilidad muy importante, por lo que necesitan mantenerse actualizados en el tema que ocupa su trabajo. Estos traductores se capacitan de manera continua y trabajan en equipo para ofrecer un producto de calidad.