El BDSM es un mundo nada básico que traerá mucha satisfacción sexual

1328
El BDSM - El BDSM
Foto: Placer
Compartir

El BDSM es una práctica sexual que ha calado en la sociedad desde 1990 y ha despertado la curiosidad de muchas personas que desean incursionar en este mundo nada básico.

En esta tendencia hay diversas intensidades, pero serás tú quien tenga la última palabra para decidir hasta dónde deseas llegar con tu pareja. Recuerda que debes colocar límites y establecer un contrato con sus cláusulas para el acompañante, pero con perspectiva de placer.

Lo primero que debes saber que el BDSM implica cuatro letras que esconden diferentes disciplinas y esto no significa que debes hacer todas las variantes en una misma experiencia sexual. Todo a tu ritmo, pero debes saber lo básico.

Puedes leer: ¡Cuidado! El peegasm te puede ocasionar daños en la vejiga

Las siglas del BDSM corresponden a Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo:

  • El Bondage significa esclavitud o cautiverio. Es una práctica erótica que se basa en la inmovilización del cuerpo de la otra persona, ya sea mediante cuerdas, arneses y esposas.
  • La Disciplina se refiere al conjunto de normas y hábitos que son el marco de actuación de un sumiso durante el adiestramiento. A veces implica castigos para corregir desviaciones en la conducta.
  • Dominación es el rol que implica tomar el control y el mando en la relación con la parte sumisa.
  • Sumisión es el rol que ejerce voluntariamente durante la sesión de placer. La posición de sumiso es la otra cara de las siglas DS y significa acatar los deseos y la voluntad del dominante.
  • Sadismo proviene del novelista Donatien Alphonse François de Sade, más conocido como el Marqués de Sade, que pasó la mayor parte de su vida en prisión por escándalos sexuales.
  • Masoquismo en esta conducta sexual se obtiene excitación mediante el propio dolor físico o psíquico, la humillación, la dominación y el sometimiento.

A pesar de la evolución de la sociedad, siguen creencias erróneas y reparos sobre estas prácticas y todo aquel que las realiza. Aún se relaciona con el dolor y el sadismo, hasta desvirtuar su práctica, tratando esta disciplina como una desviación sexual que rozaba el maltrato físico. Pero, no.

Como se dijo anteriormente, el BDSM implica un consentimiento mutuo de todas las partes implicadas; delimitando a través de contratos pactados y palabras de seguridad para detener la sesión en caso de ser necesario.

Puedes leer: ¡Una condición genética! Descubre qué significa ser intersexual


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»