Cómo el uso de celulares está cambiando nuestro cráneo

767
nuestro cerebro - Noticias24carabobo
Compartir

En un futuro lejano, los científicos podrían encontrar hallazgos interesantes en nuestro cráneo actual. Quizás no solamente nos catalogarían como “la gente de las pantallas” o algo similar. También existe la posibilidad de que clasificaran estos años, como la época en la que cambió nuestra cavidad craneana.

David Shahar, investigador de la Universidad Shunshine Coast en Australia, ha dado cuenta de una modificación craneana importante. Su experiencia y conclusiones fueron publicadas en un artículo de la BBC.

Abultamiento en nuestro cerebro

El cambio observado en nuestro cráneo es un abultamiento en punta, llamado también «protuberancia occipital externa«. Se encuentra en la parte posterior de nuestro cráneo, justo arriba del cuello. Se puede detectar con los dedos y en una cabeza rapada es visible a simple vista.

Puedes leer: Entérate cuánto costará una de las vacunas contra el COVID-19

Hasta hace poco se pensaba que era poco común, pero la investigación de Shahar ha demostrado que se trata de un cambio significativo. Junto a un colega analizó más de mil radiografías de cráneos de personas entre 18 y 86 años. Luego registró los problemas de postura de cada una de esas personas.

Los resultados evidenciaron un cambio sorprendente en nuestro cerebro. El abultamiento era mucho más común en el grupo entre 18 y 30 años.

Shahar cree que la presencia creciente de la protuberancia se debe a la tecnología actual. Particularmente a nuestra obsesión con el uso de celulares y tabletas.

Esto ocurre porque cuando inclinamos la cabeza para ver algo en esos dispositivos, doblamos el cuello y el cráneo va hacia adelante. El problema que conlleva esta inclinación es el peso de la cabeza. Una cabeza humana promedio pesa 4,5 kilos, más o menos como una patilla grande.

Cuello de texto

Cuando estamos sentados erguidos, la cabeza se encuentra en equilibrio sobre la parte superior de nuestra espina vertebral. Pero cuando nos inclinamos hacia el celular nuestros cuellos deben hacer un esfuerzo importante. Los médicos llaman al dolor asociado a este esfuerzo «cuello de texto».

Shahar cree que la protuberancia se forma porque la postura curva crea una presión extra donde los músculos del cuello se unen a nuestro cráneo. El cuerpo responde creando una nueva capa de hueso, que ayuda al cráneo a enfrentar esta presión extra y a distribuir el peso.

El investigador se sorprendió al constatar el tamaño de las protuberancias. Los abultamientos mayores median unos 30 mm. Un tamaño considerado “enorme” en las circunstancias en que aparece la transformación.

Puedes leer: Reportan irregularidades en torres de transmisión del Cerro Copey

Sin embargo se podría argumentar que las posturas incorrectas no son exclusivas de esta época. Nuestros antepasados también pudieron haber desarrollado protuberancias por leer en posiciones incómodas.

Una posible explicación que explica este particular cambio en nuestro cerebro es que pasamos mucho más tiempo inclinados con nuestros celulares. En 1973 los estadounidenses leían un promedio de dos horas al día. Pero actualmente pasamos al menos el doble de ese tiempo con nuestros teléfonos.