David Sønstebø sobre el hackeo de Trinity: «solo los paranoicos sobreviven»

pasarela de pago crixto
317
David Sønstebø - Noticias 24 Carabobo

David Sønstebø desarrollador de IOTA aguarda a pasar la tormenta con  mucha paciencia.  Es sencillo manifestar que “de los errores también se aprende”. Sin embargo, David Sønstebø tendrá que desembolsillar millones de dólares para salir del problema.

Tras la perpetración de Trinity tendrá que reponer 1.97 millones de dólares a todas las personas que vieron perjudicadas. Sønstebø explica que este es uno de las torceduras que pueden tener para legar a desarrollar una red verdaderamente descentralizada.

En una entrevista para Cointelegraph, Sønstebø dijo que «solo los paranoicos sobreviven» en el mundo de las criptomonedas. De este modo, busca reivindicar con esta actitud el modo en el que de ahora en adelante tiene que proceder cada pieza de IOTA.

Igualmente, el Fundador de IOTA agregó:

“Más allá de eso, mi consejo también sería que nunca te rindas. Todo el mundo falla de vez en cuando. Se trata de cómo respondes a la situación y las lecciones que llevas contigo a medida que continúas”

Todavía queda mucho por hacer

Tras el golpe del 12 de febrero se repararon las brechas vulnerables en Trinity. Sin embargo, David Sønstebø considera que la Fundación IOTA todavía tiene mucho trabajo por hacer para robustecer la seguridad de sus sistemas.

“Esta vulnerabilidad de MoonPay surgió debido a que la Fundación Iota intentó cumplir en todos los frentes”.

La Fundación está obsesionada con alcanzar la perfección con su billetera digital. De este modo, Sønstebø  indicó:

“deberíamos haber hecho mucha más diligencia debida y haber implementado procedimientos de auditoría más estrictos”. “Debimos tener más paciencia”.

Por otra parte, en Latinoamerica, la teconología Tangle ha alcanzado un desarrollo considerable. Esto va de la mano del Presidente de IOTA Latino, el Ing. en Informacion Saul Ameliach, quien es especialista en Tangle.

Lee También: Meta IOTA avanza de la mano del trabajo de Bernardo Rodrigues