El mito que sostiene que utilizamos sólo el 10 por ciento de nuestro cerebro

636
nuestro cerebro - Noticias24carabobo
Compartir

Nuestro cerebro ha sido protagonista de visiones delirantes. Por ejemplo, el futuro que se imaginaba durante el siglo pasado incluía un engrandecimiento del cerebro. El humano en su indetenible carrera hacia el progreso se volvería más inteligente. Y ese desarrollo del intelecto modificaría significativamente el tamaño de nuestro órgano rey. Nos convertiríamos en humanos cabezones y superinteligentes.

Puedes leer: Asesino de Mónica Spear habría muerto por tuberculosis

El mito de una masa gris pobremente usada lo ha incorporado igualmente la tradición ocultista. Sorprendentes poderes como la telepatía o la telequinesis serían parte de nuestras habilidades si explotáramos su porcentaje perdido.

El uso de nuestro cerebro

Un artículo de la BBC nos ayuda a desmontar este mito haciendo referencia al establecimiento de esta idea en nuestra modernidad. El psicólogo y filósofo estadounidense William James escribió que hacemos «uso solamente de una pequeña parte de nuestros posibles recursos mentales y físicos». Era optimista y pensaba que la gente podía lograr más.

En esa misma onda optimista, Dale Carnegie en su famoso libro,»Cómo ganar amigos e influir sobre las personas», alimenta el mito. La cifra del 10% de uso de nuestro cerebro aparece mencionada en el prólogo de la edición de 1936. Es una idea atractiva pues sugiere que podríamos ser mucho más inteligentes, exitosos o creativos si lográramos aprovechar ese 90% que desperdiciamos.

Patraña cerebral

Sin embargo, la fascinante posibilidad de un uso potencial de 90% es una patraña. En primer lugar, es importante hacer una pregunta: ¿10% de qué? Si se refiere al 10% de las regiones del cerebro, la técnica llamada imagen por resonancia magnética lo refuta. Los neurocientíficos pueden poner a alguien en un escáner y ver qué partes del cerebro se activan cuando hacen o piensan en algo.

Mover las manos o hablar requiere de la actividad de mucho más de una décima parte del cerebro. Incluso cuando se supone que no se está haciendo nada, el cerebro está haciendo mucho. Ya sea controlando funciones como respirar y el palpitar del corazón, o recordando cosas por hacer.

Si el 10% se refiere al número de células de nuestro cerebro, tampoco pasa la prueba de validez científica. Cuando cualquier célula nerviosa se deja de usar se degenera y muere o es colonizada por otras áreas vecinas. Sencillamente, no permitimos que las células del cerebro estén ociosas pues son demasiado valiosas.

Valorar nuestro cerebro

Por otro lado, evolucionar para tener un cerebro diez veces más grande de lo necesario sería muy extraño. Particularmente teniendo en cuenta que su gran dimensión es para la supervivencia. Su tamaño puede causar obstrucciones y la muerte de la madre durante el parto.

Puedes leer: Dos cadáveres fueron encontrados en un basurero en la Cota 905

Podemos aprender nuevas cosas y existe evidencia en el área de plasticidad neuronal, que muestra que eso cambia nuestro cerebro. Pero no es que estemos explotando un área nueva del cerebro. Creamos nuevas conexiones entre las células nerviosas o perdemos viejas conexiones cuando ya no las necesitamos.

Nuestro cerebro es un órgano extraordinario. En lugar de soñar con potencialidades mágicamente producidas, resulta mejor idea cultivar su capacidad actual. Después de todo, cultivar el conocimiento es una mejor manera de ser optimista.