El primordial invento que nació dentro de una cárcel

577
Primordial invento - Noticias24Carabobo
El recluso William Addis obtuvo una gran fortuna con su ingenioso invento. Foto: Agencias

Gracias al ingenio de un recluso la humanidad cuenta hoy con un primordial invento que se encuentra en cada uno de los hogares.

El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) hace algunos años realizó una encuesta para conocer cuáles eran los cinco inventos más importantes. Entre los finalistas se encontraban el automóvil, el microondas, la computadora y el teléfono.

Puedes leer: ¡Triste! Dos venezolanas muertas en Colombia de múltiples disparos

Pero el primer premio se lo llevó el cepillo de dientes. La higiene bucal es considerada de vital importancia para mantener la salud. Para evitar las caries se utilizaban distintas mezclas, entre ellas polvo de piedra pómez, vinagre, miel y sal.

Sin embargo, a las personas les quedaban restos de alimentos entre las piezas bucales. Asimismo se utilizaban plumas de ave para escarbar y extraer las sobras de comida. En aquel tiempo no se conocía el primordial invento.

Después en el siglo XIX John Lister, un médico inglés, patentó el primer enjuague bucal elaborado con fenol. Durante años el invento quedó en el olvido hasta que lo rebautizaron como Listerine y se transformó en un éxito comercial.

El indispensable cepillo de dientes

No obstante, en 1780 encarcelaron a William Addis y lo enviaron al penal londinense de Newgate. El recluso preocupado por su higiene bucal se limitaba a frotar sus dientes con tela de lino a la que le añadía sal.

Hasta que un día escondió un hueso de la cena. Luego se las ingenió para abrirle pequeños agujeros y añadirles unas cerdas. De allí nació el primordial invento.

Puedes leer: ¡Chao! Gledys Ibarra se distancia de su familia y se confiesa

Tras abandonar la cárcel decidió perfeccionar y patentar el cepillo de dientes. Al poco tiempo William Addis obtuvo una gran fortuna. El cepillo de dientes inventado por él comenzó a venderse por todo el mundo.

Hoy en día no existe un hogar donde no se encuentre este artículo. Gracias al revolucionario invento que se gestó en una cárcel la humanidad puede mantener la salud bucal.