Samuel Little: el peor asesino serial de EEUU tiene memoria de elefante

noticias24carabobo
512
Samuel Little - Noticias24Carabobo
A Samuel Little lo confundían con un recogelatas y era un asesino serial. Foto: Agencias

Samuel Little ocupa el trono en el salón de la infamia de los asesinos en serie de la historia estadounidense y tal vez nadie podrá reemplazarlo.

Al prolífico homicida de 79 años lo atraparon en 2012. Gracias a peritajes de ADN lo conectaron con tres asesinatos de mujeres y lo condenaron a tres cadenas perpetuas. Ahora sin nada que perder decidió confesar sus crímenes.

Puedes leer: ¿Por qué nuestro planeta se llama Tierra?

El FBI en su página web pide ayuda a los ciudadanos. Desde su celda admitió haber asesinado a 93 personas. La agencia de investigación considera creíbles todas sus confesiones. Sobre todo porque recuerda, lugares, hora, fecha e incluso cómo vestían sus víctimas.

Samuel Little tiene una memoria de elefante”, señalan los agentes del FBI que lo capturaron. Su escalofriante historial delictivo lo comenzó en Reynolds, Georgia, donde nació.

Nunca tuvo padre porque su madre era prostituta. Tras nacer se lo regalaron a su abuela se lo llevó a Ohio  y se encargó de criarlo. Pero al crecer tomó las calles. Los analistas Programa de Aprehensión Criminal Violenta (ViCAP) del FBI sólo han podido constatar 50 asesinatos. Por ello solicitan ayuda de los ciudadanos.

El asesino Samuel Little asegura que no necesitó armas de fuego ni cuchillos. Con sus propias manos estranguló a sus 93 víctimas entre 1970 y 2015. Las asfixiaba y las abandonaba. Tal vez por ello muchas de sus muertes fueron atribuidas a peleas callejeras, sobredosis y otras quedaron como causas indeterminadas.

«Durante muchos años creyó que no lo atraparíamos. Pensó que nadie estaba contando a sus víctimas», dijo Christie Palazzolo, analista de delitos de ViCAP.

Prodigiosa memoria

Ahora el FBI estima pertinente hacer justicia y cerrar todos los casos posibles. Samuel Little desde muy joven comenzó su carrera criminal. Se involucró en delitos menores. Lo llevaban de un correccional a otro hasta que las autoridades lo expulsaban de las ciudades. Consideraban que se trataba de un recogelatas problemático. Vivía en albergues para indigentes.

Así recorrió casi todo el país donde dejó su huella sangrienta. La mayor parte del tiempo cometía robos, pero en sus ratos libres asesinaba. Lo arrestaban por robos y agresión física. Sin embargo, Samuel Little tenía un santo porque lo liberaban por falta de evidencias.

Puedes leer: Miles de evacuados por incendio forestal en California

Las autoridades se sorprenden porque el frío asesino tiene la capacidad de hacer retratos hablados de la mayoría de sus víctimas. La memoria de Samuel Little es impresionante.