¿Por qué nuestro planeta se llama Tierra?

noticias24carabobo
358
nuesrto planeta - Noticias24carabobo

Si consideramos el número de batallas libradas en nuestro planeta, el nombre de este cuerpo celeste debería haber sido Marte. Un nombre colocado en honor al dios de la guerra sería coherente con nuestra historia. Según Wikidata el registro de nuestros enfrentamientos bélicos se eleva a 12.000. Quienes lo habitamos, lo estimamos como escenario de guerra.

Sin embargo su etimología apunta en otra dirección. Lo primero que debemos comprender es que el nombre de nuestro planeta varía según el idioma. Un artículo de Gizmodo, nos ayuda a esclarecer la maraña idiomática.

Nuestro planeta es un suelo

Por ejemplo, en portugués se llama “terra”, “dünya” en turco, “earth” en inglés o “aarde” en holandés. Pero aunque todos estos nombres nos parezcan tan diferentes entre idiomas, lo cierto es que tienen un mismo hilo conductor. Todos derivan del mismo significado en sus orígenes, el concepto de “terreno” o “suelo” que tenemos bajo nuestros pies. Curiosamente, las raíces de estas palabras datan de una época en la que la humanidad aun no sabía que la Tierra era realmente un planeta.

Puedes leer: Miles de evacuados por incendio forestal en California

La palabra y el nombre moderno en inglés para “earth” se remonta a al menos 1.000 años atrás. De la migración de tribus germánicas del continente a Gran Bretaña en el siglo V dC influyó en esta palabra. “Earth” proviene de la palabra anglosajona “erda” y es equivalente germánico a “erde” que significa terreno o suelo.

En inglés antiguo, la palabra se convirtió en “eor (th) e” o “ertha”. Se especula que los orígenes de la palabra pueden provenir de una base lingüística indoeuropea “er”. Esta base produjo adaptaciones más modernas de la palabra utilizada en los idiomas de hoy para nombrar nuestro planeta

En español proviene del latín “terra” con mismo significado que el nuestro y relacionado con el verbo “torror”. Este último término significa secar o chamuscar y tal vez se relacione con una línea de la filosofía presocrática.

Un cuerpo seco

El representante de esta línea de pensamiento consideraba el agua como el origen de todas las cosas. El origen del nombre de nuestro planeta, se explicaba por una gran masa de agua que posteriormente se secó. De allí su representación latina con el vocablo “torror”.

Cabe preguntarse hasta que punto ese nombre representa nuestro comportamiento como sus habitantes. El nombre de nuestro planeta nos hace terrestres o terrícolas, pero ¿cuán terrestres somos?

Puedes leer: Paso con salvoconducto y pasaje aumentado en Valencia

Es curioso por ejemplo que nos fascine volar y que soñemos con construir bases espaciales. Igualmente hemos construido barcos y naves de todo tipo para conquistar el mundo acuático. Uno de los proyectos científicos más importantes es dejar la Tierra.

¿Nos dice esto algo acerca de nuestra relación con el planeta? ¿Qué tanto hemos preservado sus equilibrios, cuánto hemos querido sus ecosistemas, sus especies? ¿Seremos realmente terrestres?