Space X envió roedores al espacio y regresaron convertidos en super ratones

661
super ratones
Compartir

La aventura espacial de los roedores convertidos en super ratones hace recordar a muchos de Mighty Mouse, el Super Ratón. Este era un personaje de dibujos animados que parodiaba al famoso Superman. A pesar de su pequeña estatura, ostentaba una gran fuerza y volaba con capa.

Aunque los super ratones astronautas no tengan capa ni levanten objetos pesados, lograron regresar a la Tierra con mayor masa muscular y ósea. Condición que se considera muy significativa durante las estadías en ambientes sin gravedad.

Estos roedores forman parte de una investigación científica realizada en el Laboratorio Jackson en Connecticut. Sus resultados serán empleados para prevenir la pérdida de masa muscular y ósea en los astronautas. Un artículo publicado por La Vanguardia aclara los pormenores.

Puedes leer: Estados Unidos da duro golpe a cárteles mexicano de la droga

El pasado diciembre, los investigadores enviaron 40 ratones negros hembra jóvenes a la estación espacial, lanzándolos a bordo de un cohete SpaceX. El proceso de bloqueado de una vía de señalización molecular los modificó genéticamente. En concreto, se bloquearon un par de proteínas que normalmente limitan la masa muscular.

Super ratones modificados

A su regreso al planeta, los super ratones no solo conservaban toda su masa muscular, sino que lucían un cuerpo muy bien formado. Según revela el estudio, el tratamiento aplicado a los animales promovió esta sorprendente recuperación.

El otro grupo de ratones regulares no desarrollaron las mismas capacidades. El artículo Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) explica que los 24 ratones regulares que no fueron tratados regresaron a la tierra con una notable pérdida de masa muscular y ósea de hasta un 18%.

En cambio, los ocho super ratones mantuvieron su volumen al regresar. De hecho, regresaron con una musculatura mucho más grande, como si hubiesen dedicado su viaje a un entrenamiento culturista de alto nivel.

Puedes leer:Incendio en puerto de Beirut un mes después de la devastadora explosión

Los resultados de este experimento con super ratones sugieren que probablemente se pueda gestionar la pérdida de masa muscular en viajes espaciales con un tratamiento similar aplicado a los astronautas.

El personal a bordo de la ISS entrena dos horas diarias para contrarrestar esta pérdida. No obstante, pierden alrededor de 40% de su masa muscular y un 2% de su tejido óseo tras sus largas estadías en el espacio.