La triste y sufrida vida de un Príncipe llamado José José

pasarela de pago crixto
672
Un príncipe llamado José José

A pesar de que su vida artística empezó temprano un príncipe llamado José José no tuvo una buena vida. Este mismo año su segunda esposa Anel dijo que el cantante pudo haber sido abusado cuando era pequeño.

La vida de un príncipe llamado José José no fue la mejor, tampoco la más bonita. En su entorno cuando era pequeño los niños tomaban alcohol y desde allí su vida no fue la mejor. Su entorno en la casa tampoco fue el mejor.

El éxito le llegó temprano a los 17 años para exactos; tuvo tres matrimonios y en el último veíamos a un José José callado y más introvertido. La primera vez que vino a Venezuela fue a inicios de la década de los setenta.

Un príncipe llamado José José

Su vida estuvo llena de éxitos y más éxitos pero también de mucho alcohol. A la vez tenía todo a la mano. En su película “Gavilán o Paloma” mostró los excesos a los cuales estuvo. Pero su vida era triste.

un príncipe llamado José José

Continua leyendo:¡Adiós paz! Hijos de José José empiezan disputa y aun no lo sepultan

Triste como la canción que cantó en el Festival OTI; cuando en un Teatro Ferrocarrilero se vio imponente. Allí también estuvo Mirla Castellanos por Venezuela sobresaliendo en grande. Así empezó la visa artística de un príncipe llamado José José.

Cargada de alcohol, de llanto, y pocos en sí sabían cual era el dolor del alma que llevaba el cantante. Muchas veces en sus conciertos llegaba y cantaba y se le notaba la tristeza; que muchos catalogaron como un despecho.

Una vida triste

En sus últimos años ya un príncipe llamado José José recibió homenajes en todas partes. América latina se rindió a los pies del “Príncipe de la Canción”; de sus tonadas y hasta de sus discos, Llegó a vender más de 100 millones de discos en todo el continente.

Fue una celebridad, una artista integral, actor, cantante y uno de los mejores exponentes. Su última tragedia ya muerto es su cuerpo el cual ya si vida apareció en una funeraria de Miami. Pero esa tristeza parece seguir ahora con la pugna entre sus hijos.