La vacuna para el coronavirus podría ser menos efectiva para las personas obesas

pasarela de pago crixto
397
las personas obesas - Noticias24carabobo

De acuerdo a científicos entrevistados por CNN, las personas obesas pudieran estar en desventaja respecto a los efectos de una vacuna contra el coronavirus. La razón de esta vulnerabilidad reposa, según los profesionales del campo del inmunometabolismo en la respuesta inflamatoria de los sujetos obesos.

Los científicos saben que las vacunas diseñadas para proteger al público de la gripe, la hepatitis B, el tétanos y la rabia pueden ser menos efectivas en adultos obesos. Los investigadores sostienen que hay pocas razones para creer que las vacunas contra el covid-19 serán diferentes.

Las personas obesas en desventaja

«¿Tendremos una vacuna covid el próximo año adaptada a los obesos? De ninguna manera», dijo Raz Shaikh, profesor asociado de nutrición en la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill. «¿Seguirá funcionando en las personas obesas? Nuestra predicción es no».

Puedes leer: OMS: 172 países se comprometen con plan de vacunas global contra COVID-19

Las implicaciones de estas predicciones son oscuras para los Estados Unidos, donde más de 107 millones de adultos estadounidenses son obesos. Su capacidad para regresar de manera segura al trabajo, cuidar a sus familias y reanudar la vida diaria podría reducirse con una inmunidad débil.

En el caso de la gripe, la obesidad se ha convertido en un factor que hace que sea más difícil vacunar a los adultos contra la infección. La pregunta es si eso será válido para el covid-19.

Un sistema inmunitario saludable activa y desactiva la inflamación según sea necesario, llamando a los glóbulos blancos y enviando proteínas para combatir las infecciones. Las vacunas aprovechan esa respuesta inflamatoria.

Inflamación crónica

Sin embargo no funciona de la misma manera en las personas obesas. Los análisis de sangre muestran que las personas con factores de riesgo metabólico. Es decir, presión arterial alta y niveles elevados de azúcar en la sangre, experimentan un estado de inflamación leve crónica. La inflamación se enciende y permanece encendida.

El tejido adiposo (o grasa) en el abdomen, el hígado y otros órganos no es inerte. Contiene células especializadas que envían moléculas, como la hormona leptina, que los científicos sospechan que inducen este estado crónico de inflamación.

Si bien todavía se investigan los mecanismos biológicos exactos, la inflamación crónica parece interferir con la respuesta inmune a las vacunas. Posiblemente sometiendo a las personas obesas a enfermedades prevenibles incluso después de la vacunación.

A pesar de todo, vacunarse

La protección disminuida de las personas obesas ha sido ignorada en gran medida. «No estoy completamente segura de por qué la eficacia de la vacuna en esta población no se ha informado mejor», aseguró Catherine Andersen, profesora asistente de biología en la Universidad de Fairfield.

Puedes leer: Desaparecida desde el 14 de agosto una mujer y sus dos hijos

El Dr. Timothy Garvey, endocrinólogo y director de investigación de diabetes en la Universidad de Alabama, enfatizó que, a pesar de las preguntas persistentes, aún es más seguro que las personas obesas se vacunen a que si no lo hacen. «La vacuna contra la influenza todavía funciona en pacientes con obesidad, pero no tan bien», dijo Garvey.